miércoles, 11 de septiembre de 2013

En Declive el Voleibol Cubano

 
En medio del más acentuado divorcio entre voleibolistas y autoridades, Cuba se presentará con un menguado e inexperto equipo, en el Grand Prix de Voleibol, previsto a celebrase en varias ciudades del mundo, a partir de este próximo 2 de agosto.

El Grand Prix que se organiza desde 1993, está considerado la versión femenina de la Liga Mundial de Voleibol, se celebra cada año con la presencia de los mejores equipos nacionales de voleibol femenino del mundo. Para esta ocasión, la isla fue incluida en la llave D, junto a los equipos de Bulgaria, China y Holanda. Este último, el menos renqueado del grupo, al que enfrentarán las caribeñas en su primera presentación en el tabloncillo de la ciudad de Macao, China.

Contra toda esperanza, y muy lejos de aquel sello que distinguieron las otrora escuadras cubanas, bautizadas con el temerario y legendario nombre de, “las Morenas del Caribe”, se pinta el escenario para la isla en la venidera competición. Comprometida aun más, con las recientes renuncias de las dos acomodadoras principales, Lilianne Marsillán y Ana Yilian Cleger, dos retoños que prometían muchísimo, pero que al parecer no están dispuestas a ser explotadas y engañadas, como lo han hecho con todas las jugadoras durante muchos años.

Qué ironía. Todas las estrellas que llevaron este deporte a la supremacía mundial durante casi 20 años, ganando tres olimpiadas, tres campeonatos del mundo y varios torneos de Gran Prix, solo recibían como obsequios, tras duro bregar, un auto de fabricación rusa o tal vez un apartamento en un edificio de micro brigada. Peor aún, mientras el régimen engrosaba en sus arcas los ingresos que ellas obtenían con sus descollantes faenas, estas victorias deportivas, debían ser presentadas como logros del supremo líder y su revolución.

Por extraño que parezca, aun así hasta hace algunos años fue inobjetable la descollante fortaleza de este deporte en las féminas. De tal manera que en víspera de la olimpiada 2004 en Atenas, se dio el caso de la huida de la estelarísima Magali Carvajal, un hecho que coincidió con el retiro de varias de las estrellas legendarias. Sin embargo, en ese torneo olímpico, los nuevos relevos exhibieron una tremenda actuación al alzarse con el tercer lugar.

¿Qué sucedió cuatro años después?. Evidentemente nada ya fue igual para el voleibol femenino. Las flamantes Morenas del Caribe se fueron sin medalla en la olimpiada de Beijín, y en lo adelante, vendría el gran descalabro que dura hasta los días de hoy. Un periodo marcado por un gran éxodo de jugadoras, entre las que se encuentran las estelares Rosí Carbajal y Nancy Carrillo, quienes decepcionadas por los engaños e incumplimientos de pagas, decidieron buscar otras posibilidades donde no fueran esquiladas.

No es un secreto que la mentalidad de los deportistas ha cambiado, y exige una brecha para que puedan codearse en certámenes de alto nivel competitivo y remunerado. Si Raúl Castro no quiere quedarse sin deportista, tendrá que dar por terminada la estrategia de los primeros tiempos de la revolución, en que a través de la manipulación se competía por la medalla, el honor patrio, y la bandera.

Hoy bajo sus narices aumenta el profesionalismo y la tecnología en función de la técnica, sin que el gobierno se abra a ese mundo. Tanta ceguera y mediocridad no permite que las jugadoras cubanas se fogueen en una apropiada liga que eleve su techo competitivo, razones por lo que ya hoy muchos países de la región han superado el nivel del voleibol femenino de la isla. Justamente, debido a la participación de estas jugadoras en las ligas profesionales de América y Europa, en las que además de codearse con las mejores estrellas del mundo, ingresan grandes sumas de dinero a sus países y la mantención de sus familiares. Y todas siempre están presta a defender los colores patrios en cualquier torneo.

Recientemente Eugenio George presidente de la Federación de Voleibol en Cuba declaró… “ninguna liga foránea va a resolver nada, tenemos que trabajar en nuestro país, deportistas, entrenadores, directivos, todos en aras de rescatar los valores que ha caracterizado nuestro deporte”. Al respecto, un integrante de la entendida peña deportiva MLB del parque Lennon en el Vedado que prefirió el anonimato dijo “Parece mentira que un hombre tan instruido en el voleibol, quien además, es testigo de la crisis económica mundial, la cual ha llegado a todos los deportes en general. “añadió: “Sus declaraciones son un poco alocadas y fuera de la realidad, el problema es la remuneración económica de las jugadoras que prefieren ir a otro lado donde se les reconozca su verdadero valor”.

Lo cierto es que desde hace algún tiempo, cada vez que se hacen seis jugadoras de calidad, la mitad de ellas se quedan fuera del país, razones por lo que hoy Cuba, no solo ha perdido la supremacía mundial. También las del área panamericana, Centroamérica y caribeña. Países como Brasil y EEUU ostentan el título de campeón y subcampeón olímpicos; y otros como Canadá, República Dominicana y Puerto Rico, Cuba ya no les gana. Quién lo diría.
 
deportiasmlb@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada