miércoles, 1 de marzo de 2017

Dos grandes del pitcheo cubano se reúnen finalmente

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas sentadas

Por: Federico Beltrán 2-26-2017
Aroldis Chapman pudo finalmente cumplir "un viejo sueño": retratarse al lado de alguien quien es su ídolo, el derecho pinareño José Ariel Contreras.
"En Cuba era el mejor - dijo Chapman sobre José Ariel - yo crecí viéndolo. Fue realmente un gran pitcher allá, y luego vino aquí e hizo un gran trabajo también," dijo el holguinero
"Era un atleta demasiado bueno; disfrutaba verlo lanzar," continúo Chapman refiriéndose a un hombre que se dio el lujo, siendo amateur, de parar en seco a un equipo de Grandes Ligas como los Orioles, a quien en 8 entradas no le permitió carreras. Sucedió el 28 de marzo de 1999, en el estadio Latinoamericano de la Habana.
Contreras, nacido el 6 de diciembre de 1971, llegó a las Grandes Ligas en el año 2002, cuando ya su nombre era bien conocido por todos, y era considerado por muchos como el mejor pitcher del béisbol cubano en su momento.
Firmó con los New York Yankees, y jugó para ellos en 2003 y 2004, luego se fue hacia los Medias Blancas de Chicago, donde jugó hasta el año 2009.
Su presencia, y la de Orlando "El Duque" Hernández por estos días - el viernes - en los entrenamientos de los Yankees en su campamento primaveral de Tampa, dicen es "el as que tiene escondido bajo la manga Chapman." El holguinero sin embargo desmintió "la broma".
"Tenerlos a mi lado es algo muy especial; (...) llegar a sentarse con ellos y hablar sobre béisbol y la vida general fue increíble," dijo a través de un traductor.
"El Duque, para nosotros, es una leyenda, e ídolo de muchos; el mejor lanzador en el momento que llegó aquí, y no defraudó a nadie;" dijo sobre "El Duque" Chapman.
"Somos lanzadores diferentes, con diferentes estilos, diferentes velocidades y diferentes arsenales,' agregó el holguinero.
"Pero creo que los tres estamos orgullosos del trabajo que he hecho en los últimos seis, siete años. Creo que es algo que les guste, que yo siga trabajando cada día," dijo finalmente Chapman.

Yoan Moncada ha arrancado con buen pie en la pretemporada de White Sox

La imagen puede contener: 1 persona, béisbol

Las comparaciones entre el dominicano Robinson Canó, de Seattle, y el cubano Yoan Moncada, de los White Sox, lucen fáciles de hacer.
Ambos cuentan con un físico similar, son grandes atletas y son intermedistas con poder al bate. Incluso Canó tuvo influencia directa en el nombre del pequeño hijo de Moncada y especialista en bat-flips, Robinson.
Por supuesto, Canó tiene 278 jonrones de por vida y ha ganado dos Guantes de Oro a lo largo de 12 temporadas en Grandes Ligas, mientras que Moncada, de apenas 21 años de edad, ha visto acción en solamente ocho juegos en la Gran Carpa. Por lo tanto, que sería bastante prematuro empezar a comparar sus logros.
"Claro, esas cosas te motivan", confesó Moncada. "Cuando te comparan con esa clase de jugadores, uno de los mejores, deseas sacar lo mejor de ti y demostrar lo que eres capaz de hacer.
"Sabes, es una comparación difícil. Sólo deseas que sea Yoan Moncada", manifestó el coach de la banca de los White Sox, Joe McEwing, quien también entrena a los infielders del equipo. "Lo que él sí puede controlar es ser él mismo y no tratar de saltar al terreno y hacer más de la cuenta. Se trata de un muchacho bien especial".
Moncada jugó en su primer partido por los White Sox el lunes en el Sloan Park, donde enfrentó a los campeones defensores Cachorros en un juego que terminó empatado 4-4. El cubano se hizo sentir inmediatamente, tras lanzarse hacia el centro del cuadro interior para robarle un imparable a Anthony Rizzo y después iniciar un espectacular doble-play para sacar de problemas al lanzador Lucas Giolito.
McEwing destacó los grandes instintos de Moncada, el segundo mejor prospecto de todo el béisbol, según MLBPipeline.com, un jugador capaz de hacer jugadas que dejan boquiabierto a cualquiera. Probablemente otros jugadores no serían capaces de realizar las mismas maniobras en el terreno.
"Es un muchacho bien talentoso", reconoció McEwing. "Su juego de piernas y de manos es tremendo. Se deshace de la bola bastante rápido. Mientras continúe puliendo su juego, se convertirá poco a poco en un gran pelotero".
José Abreu, compañero de Moncada con el equipo de Cienfuegos en la Serie Nacional de Cuba, estuvo junto a Moncada en el terreno de juego el lunes. Abreu también le ha servido de consejero en algunos turnos al bate y en su preparación previa a los juegos y de cara a la temporada regular.
"Me he sentido bien. El ambiente aquí es muy bueno", externó Moncada. "Los muchachos se han portado muy bien conmigo y los estoy conociendo poco a poco. Me siento feliz de estar aquí.
"Mi enfoque es mejorar en cada aspecto de mi juego: la ofensiva, la defensa y mi corrido de bases. Esa es la mentalidad que tenemos aquí ahora mismo y estoy tratando de aprovecharla al máximo".

CBS Sports propone un poderoso equipo Cuba de emigrantes

La imagen puede contener: 1 persona, practicando un deporte, béisbol y exterior

Por: Joaquín Colina 2-28-2017
CBS Sports acaba de publicar un posible equipo Cuba con los mejores peloteros que han abandonado el país en los últimos años, en el que la ofensiva aparece claramente definida como el arma más intimidante.
A tenor con el columnista, la relación de 25 jugadores tendría a 13 figuras entre la receptoría, el cuadro y el outfield, repartidas como sigue:
Catcher: Yasmani Grandal, Dodgers; Primera base: José Abreu, Medias Blancas; Segunda base: Yunel Escobar, Ángeles; Campo corto: José Iglesias, Tigres; Tercera base: Yulieski Gurriel, Astros; Jardín izquierdo: Yoenis Céspedes, Mets; Jardín central: Leonys Martín, Marineros; Jardín derecho: Yasiel Puig , Dodgers; Bateador designado: Kendrys Morales, Azulejos. Banco: C Brayan Peña, Reales; IF Aledmys Díaz, Cardenales; OF Jorge Soler, Reales; UTIL Adonis García, Bravos.
Así, el line up sería éste:
2B Yunel Escobar
3B Yulieski Gurriel
LF Yoenis Céspedes
1B José Abreu
DH Kendrys Morales
C Yasmani Grandal
RF Yasiel Puig
CF Leonys Martín
SS José Iglesias
Nótese que entre los que quedan fuera del corte se incluyen elementos de nivel como el torpedero de los Marlins Adeiny Hechavarría; el jugador de cuadro de los Medias Blancas Yoan Moncada; el jardinero de los Diamondbacks Yasmany Tomás; el patrullero de los Medias Rojas Rusney Castillo; el también outfielder de los Marineros Guillermo Heredia; y el paracortos (y hoy agente libre) Alexei Ramírez.
En cuanto a los pitchers, la ausencia del fallecido José Fernández debilita de manera notable el staff de abridores, que podría contar con los zurdos Roenis Elías (Medias Rojas) y Ariel Miranda (Marineros) y los derechos Odrisamer Despaigne (Marlins) y Yadier Álvarez (Dodgers).
Siempre según CBS, el bullpen dispondría del gran Aroldis Chapman (Yankees) en plan de cerrador; Raisel Iglesias (Rojos) y Raudel Lazo (Marlins) como preparadores; Gerardo Concepción (Cachorros), Vladimir Gutiérrez (Rojos) y Dalier Hinojosa (Filis) se encargarían de los relevos intermedios; y Yaisel Sierra (Dodgers) de los largos.
Ese sería el equipo, de acuerdo con la propuesta del prestigioso medio.
¿Comparte usted ese criterio?

lunes, 27 de febrero de 2017

¿Despaigne o Pestano? ¿Quién tiene la razón?




Por: Joaquín Colina 2-23-2017
Por estos días se habla insistentemente del Clásico Mundial, y de la posibilidad de un equipo Cuba con los que están de uno y otro lado del charco. Alfredo Despaigne, la estrella en activo, se declara partidario de las conversaciones que se sostienen con la MLB. Ariel Pestano, la estrella en el retiro, dice ser adversario de esa idea porque limitaría las opciones de los jugadores que han permanecido en el país.
Llueven los criterios. Y es cierto: sería muy difícil derrotar a una escuadra como la que podríamos presentar a comienzos de marzo, en caso de que se pudiera echar mano de los peloteros en las Grandes Ligas. Pero tampoco es un error pensar que, de convocarse a los bigleaguers, prácticamente ninguno de los hombres que juegan la Serie Nacional haría el grado.
Imagínese. ¿Qué podría Frank Camilo Morejón ante la fuerza destructiva de Yasmani Grandal? ¿Qué aportaría el paracortos Alexander Ayala en competencia contra José Iglesias o Adeiny Echevarría, probados en los diamantes del mejor béisbol del mundo? ¿Existen posibilidades titulares para un inicialista que no sea José Dariel Abreu ? ¿Quién que no sea Yunel Escobar se encargaría de la tercera almohada?
Y en el outfield, más de lo mismo. Leonys Martín, Yoenis Céspedes, Yasmani Tomás, Yasiel Puig , Jorge Soler…, limitan con tendencia a cero las posibilidades del talento que aún permanece en Cuba. ¿Y Despaigne? ¿Podría Despaigne apropiarse de la plaza de toletero designado? En el momento justo de escribir estas líneas, no lo creo. El motivo es que existe un tal Kendry Morales.
La suplencia del cuadro y los jardines tampoco deja brechas para “los de acá”, de manera que habría que irse hasta el pitcheo en el afán de hallarles un espacio. Quizás Liván Moinelo, por talentoso y zurdo, quepa entre los relevistas. Acaso haya lugar para Lázaro Blanco, Raidel Martínez o Vladimir García. Y hasta ahí, porque tiene que haber pasaportes en los bolsillos de Raisel Iglesias, Odrisamer Despaigne, Roenis Elías, Dalier Hinojosa, Ariel Miranda, Armando Rivero, Gerardo Concepción, Hassán Pena y, por supuesto, Aroldis Chapman.
Definitivamente –punto para Despaigne-, hasta los trabucos de Estados Unidos y República Dominicana pasarían las de Caín a la hora de jugar contra este equipo Cuba, cuya vitola de favorito no la pondría en duda nadie en su sano juicio. Pero también es innegable –punto para Pestano- que la novena de las cuatro letras sería casi exclusivamente conformada por los jugadores que no sudan en los partidos diurnos, ni venden latas de refrescos para sobrevivir, ni remiendan los spikes, ni ganan 40 escasos CUC mensuales.
Dos posturas encontradas frente a un mismo dilema. ¿Ganar con las estrellas en el exterior o recompensar a los atletas que persisten en el torneo doméstico? De modo personal, yo me quedo con la posición de Alfredo Despaigne, aunque creo entender esencialmente la controversial opinión de Ariel Pestano.

Cinco beisbolistas cubanos buscan equipo para 2017




Por: Francys Romero 25 Febrero, 2017
La agencia libre (pelotero sin equipo) puede ser un problema para un beisbolista cuando asoma los 30 años. En esta circunstancia se encuentras varios jugadores antillanos que tiempo atrás fueron especiales y algunos tuvieron sus efímeros instantes de gloria. Algunos como Reinier Roibal (hace poco pactó con Dodgers contrato de liga menor) llegaron a buen puerto. Sin embargo, no es buen indicio no ser tomado en cuenta antes del Opening Day.
Raudel Lazo: A estas alturas aún no se conoce bien el estatus del efectivo zurdo. La fuente rostersource.com no lo reconoce dentro del roster de los Marlins. Es contradictorio, pues el portal minorleagueball.com lo referencia entre sus mejores prospectos para el 2017. Lazo ha sido subestimado por esta organización. Fue puesto en asignación el 1 de septiembre de 2016 pero nunca llegó la noticia de su liberación. Es probable que se encuentre en el roster del equipo sin invitación a los entrenamientos de primavera. De igual manera, ¿no resulta esto increíble? Demasiado. El zurdo es especialista de relevo ante bateadores de su mano. Ha dominado el nivel de Triple-A grotescamente con 2-0, 1.78 de ERA en 2016 con New Orleans Zephyrs. Que recuerde, la última vez que Lazo estuvo en Grandes Ligas (2015) lo hizo con abundante convicción y nunca recibió otra oportunidad.
Para mayor demostración, lanzó para 1-0, 1.21 de ERA con nueve Holds y 23 ponches en 22.1 innings en este invierno con los Tigres de Aragua en la Liga venezolana. Hubiera sido gran refuerzo para nóminas como la de los Phillies de Philadelphia en ausencia de un especialista zurdo consistente.
Héctor Olivera: Podría apostar que Olivera tendrá casi improbable poder firmar con otro equipo de MLB. La política de violencia doméstica ha tenido aceptación en los fanáticos y circulo de jugadores, y precisamente Olivera no es la figura en mejor ubicada en este contexto, y a pesar del talento. En 2016 solo jugó seis partidos con los Bravos de Atlanta, antes de llegar su suspensión. Luego fue canjeado a San Diego por Matt Kemp en extraña movida que lo puso en despido a los 10 días. Su invierno en Puerto Rico volvió a ser inconsistente con el bate y solo produjo para 250 AVE en 33 juegos con los Cangrejeros de Santurce. Él es versátil y aún conserva algo de velocidad en su swing y piernas, pero los últimos meses nos dicen que tendrá complicado lograr un contrato de liga menor. Tal vez, deba redirigir su carrera a Asia, donde muchos beisbolistas la han resucitado, y luego tomar más valor allá.
Alexei Ramírez: El 2016 de Ramírez fue su peor temporada desde que llegó a la liga en 2008. Con -2.4 de WAR (Victorias sobre el reemplazo) él posiblemente ya sea visto como un jugador de reemplazo a nivel de las Mayores. Tuvo -20 carreras salvadas a la defensa cuando 6 años atrás (2010) rozaba con el Guante de Oro de la Liga Americana al salvar 20 carreras. Pero el tiempo pasa y llega el declive y la curva descendente. Creo que Alexei tiene material de MLB, es un talento innato y ha mostrado quizá la mejor salud y persistencia de un beisbolista cubano en la última década en las Mayores. Algunos equipos lo necesitan, quizás Orioles, Atléticos y Rojos de Cincinnati.
Yunesky Maya y Yoslán Herrera: Ambos lanzadores y pinareños tendrán muy difícil llegar a las Mayores otra vez. Herrera lo hizo en 2014 con Anaheim y luego se fue a Japón aprovechando su valor renacido y tirando en grande con Yokohama DeNa Stars para (5-4, 2.96 de ERA) y dominante como preparador con 53 ponches en 51.2 innings. Una lesión en el brazo lo alejó de los terrenos en 2016 tras renovar contrato con Yokohama.
En cambio, Maya, firmó el año pasado un trato de liga menor con los Angelinos de Anaheim, y tras cinco aperturas (2-3, 5.92 de ERA) se lesionó el brazo de lanzar. Por tal motivo no asistió en el invierno con su amado equipo Tigres del Licey, mientras continúa recuperándose en los entrenamientos. Era probable que Maya hubiera regresado a las Mayores en 2016 cuando los Angelinos les dieron promoción a muchos de sus abridores de AAA. El derecho estuvo en las Mayores por última vez en 2013 con los Nacionales de Washington.

Cuba y el síndrome del miedo adquirido


https://www.cubanet.org/wp-content/uploads/2017/02/cuba-miedo.jpg

 |   |

LA HABANA, Cuba.- En Cuba las paredes tienen oídos, los árboles ojos y en cualquier sitio donde coincidan dos personas o más, existen cámaras ocultas para grabar los atentados verbales contra la esclerótica revolución, según muestran las recelosas expresiones y la unanimidad formal de la ciudadanía, cuando se cuestiona en público al régimen o a la cúpula vitalicia en el poder.
El miedo a señalarse como apáticos, hipercríticos o desafectos al “socialismo” cubano o al liderazgo histórico del país, y a ser víctimas de una delación que los marque como contrarios a la revolución, hace crispar los nervios, disparar las alarmas sensoriales, escoger con tino las palabras a decir, trastocarlas, prostituir la opinión y ponerse a tono con un follón ideológico que todos niegan y aborrecen de pe a pa entre amistades confiables o en el entorno familiar.
No importa si lo dicho por el supuesto provocador es que el fondo habitacional está en ruinas, los alimentos son de mala calidad y a precios elevados, tal dirigente es corrupto, el otro tiene pinta de tracatán, aquel de mujeriego y ese de borrachín, para que a una frunzan el ceño, miren hacia los lados y hacia atrás con tímidos gestos evasivos y caras de ‘yo no estaba allí’.
Tampoco si quien escucha es un vendedor clandestino de carne de res, una prostituta de calabozo y granja de rehabilitación, un consumidor del ron espurio conocido como Salta pa´tras, un médico con tres hijos exiliados en Madrid, o una ingeniera repatriada del Ecuador, siempre que sus vivencias o delitos no sean tomados como actos contra la revolución. 

Síndrome del miedo adquirido

El problema es que al estereotipado policía que cada cubano tiene dentro, lo alimenta una legión de miedos inducidos, que se convierten en parálisis sociales programadas y cárceles de opinión, que tienden a entorpecer o ponen freno al verdadero criterio personal de andar por casa, en un ejercicio de temor compulsivo que anula o transforma la imagen de la realidad.
Según una pastoral hecha circular hace un tiempo por sacerdotes orientales bajo el título El síndrome del miedo adquirido, la parálisis social del cubano nace de seguir al dedillo expresiones conformistas como ‘una sola golondrina no compone verano’, ‘es mejor malo conocido que bueno por conocer’ y ‘si la vida sólo te da limones, hazte una buena limonada’, entre otras que frustran los deseos de transformaciones en el país y en la vida personal.
Además, si a estos y otros conceptos manejados en la pastoral le añadimos el temor inducido por la maquinaria psicológica gubernamental a través de los medios de comunicación, no hay dudas de que los cubanos tendrán que hacer de tripas corazón para sacudirse el miedo a los demás, al ejercicio de sus derechos a tener una propia opinión y a expresarla sin ningún temor.
Es verdad que programas televisivos como Día y Noche, Tras La Huella y UNO, todos de corte policial y basados en hechos reales de acuerdo con las advertencias de cada presentación, inducen a la precaución o al temor cuando te ponen en la pantalla que tras la máscara del más zarrapastroso cubano de a pie, la más servicial y gentil ciudadana, o el más encopetado y respetable señor, se encuentras las traidoras y obscuras esencias de un simple delator.
Esta fórmula de sembrar desconfianza en el vecino, el rellenador de fosforera de la esquina, el fumigador,  el falso ciego que vende gafas de sol, la profesora de secundaria, el gerente, la pregonera, el santero y el doctor, surte un efecto de miedo que sedimenta el temor en  una población que para obtener cualquier nivel de realización,  depende del Estado “protector”. 

No, pero sí

De ahí que un “no (creo en la revolución), pero sí (tengo que fingirme seguidor)”, sea el pan de cada día del cubano, en su afán de sobrevivir sin sobresaltos a la represión, y al interés de labrarles un incierto porvenir a sus hijos en Cuba, que siempre pasará por la incondicionalidad al régimen, a través de la participación de cuanto haga o demande la política de la nación.
Un reciente llamado para que jóvenes de ambos sexos que arriben a los 14 años de edad se incorporen a los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), y las muchachas, además, a la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), puso en evidencia que aún subsiste el temor de negarse a ser parte de organizaciones de masas criticadas y consideradas obsoletas por la población.
Ana Solís, una vecina que cumplió condena por un desvío de recursos en una cadena del pan en la capital, ante la pregunta de por qué, si no cree ni está integrada al CDR ni a la FMC, acepta que sus hijos se incorporen a dichas organizaciones de masas, respondió: “Si no lo hacen, se marcan, y aquí hace falta un aval para cualquier cosa y es ahí donde lo dan”.
Respuestas similares a estas son el denominador común en la sociedad, pues si bien reniegan y acusan a esta y otras organizaciones y organismos de ineptas, corruptas, ineficientes, manipuladoras y oportunistas, además de integradas por todos los estratos y elementos de la población, hay que acudir a ellas para resolver desde un permiso para construir un excusado colocar una puerta, obtener ciertos empleos, o viajar a cumplir misión al exterior.
De ahí que mendigos, militantes, académicos, prostitutas, intelectuales, delincuentes, profesionales, vagos, ateos, creyentes, agnósticos y trabajadores, se unan en su mayoría en un falso gesto de unanimidad a los llamados de las organizaciones de masas a integrarse, votar, gritar consignas, marchar, formar parte de un batallon de milicias o de un equipo de dominó.
Hay que cumplir, dar el paso al frente para no señalarse con el poder, dejar atrás derechos, honestidad  y convicción, en un escenario de máscaras tras el telón de boca de una nación, donde se mueven extras, figurantes, apuntadores, dobles y pocos actores en su auténtico rol, para que en cada papel de la obra farsesca de la revolución, gane quien luzca el mejor disfraz.

Por los senderos del Clásico Mundial de Béisbol (II)




Ciudades de Japón, Puerto Rico y Estados Unidos acogieron las sedes de las rondas del Primer Clásico Mundial de Béisbol (CMB), celebrado del tres al 20 de marzo de 2006, al cual Cuba llegó como fuerte aspirante al podio, gracias a un palmarés de lujo en la disciplina, que incluía los títulos mundial y olímpico.
Con Higinio Vélez como mentor de la selección, la Mayor de las Antillas arribó sin grandes contratiempos a la discusión del gallardete del más importante torneo del deporte y el único de su tipo que permitía la participación de jugadores locales y de las Grandes Ligas.

En su camino hacia la final, dejaron atrás a potencias como Venezuela, Puerto Rico y República Dominicana; pero en el cruce decisivo cayeron frente a Japón en los predios del estadio Petco Park, de la estadounidense urbe de San Diego.
El elenco nipón doblegó a los cubanos 10 carreras por seis, con un solo pelotero perteneciente a las Grandes Ligas en su line- up de la jornada, el jardinero Ichiro Suzuki, de los Marineros de Seattle.
Varios serpentineros subieron al montículo por los caribeños para tratar de frenar la ofensiva contraria, luego de que al abridor santiaguero Ormani Romero le llenaran las bases en la primera entrada.
Cuatro capítulos completos lanzó Daisuke Matsuzaka por los japoneses, periodo en el que toleró cuatro hits, permitió una carrera por jonrón solitario de Eduardo Paret, ponchó a cinco hombres y no propinó boletos.
De ese modo, no solo se agenció el triunfo del choque, sino que logró su invicto en el certamen con tres éxitos, un promedio de efectividad de 0. 69 y resultó el Jugador Más Valioso del CMB.
Los discípulos del avezado Sadaharu Oh condujeron a los asiáticos a su primera corona internacional desde la Copa Intercontinental de Barcelona, España, en el año 1997.
Japón también había brillado en el Mundial de 1975, con sede en Italia, y obtenido la presea dorada en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles (1984).
Quizás el avance del elenco de Corea del Sur a la fase de semifinales con seis victorias sin derrotas en su recorrido, resultó uno de los mayores asombros en la lid; aunque no resistió ante la escuadra nipona, dos veces víctima de las “arremetidas” de los sudcoreanos en las rondas precedentes.
Algunos cubanos lideraron los apartados correspondientes a ofensiva y picheo en el evento, como Yoandy Garlobo, entre los de mejor promedio de bateo (480), conexión de hits con 12 y porcentaje de embasado (536).
Frederich Cepeda lució bien en cantidad de dobles (3), ocho carreras impulsadas, 19 anotadas y seis boletos recibidos; mientras que Paret destacó por sus tres bases robadas.
En cuanto al picheo, Ormani Romero se situó entre los de más victorias (2); toda vez que Yadel Martí sobresalió por su cifra de juegos salvados (2), 11 ponches propinados y el mejor promedio de carreras limpias del certamen, de 0. 00 en 12. 2 entradas lanzadas.
Mientras, el bateador designado Garlobo, el camarero Yulieski Gourriel y el lanzador Martí fueron elegidos para el equipo Todos Estrellas de la lid.
El Primer Clásico Mundial de Béisbol contó en su podio con Japón, Cuba y Corea del Sur, en ese orden, y devino desafío para el resto de las naciones, ansiosas de abrazar una medalla en la cita pactada para 2009.