martes, 20 de mayo de 2014

Alexander Guerrero pega cinco jonrones en cuatro días y vuelva a tocar a la puerta de los Dodgers



Aunque está consciente de que su juego defensivo debe mejorar mucho, Alexander Guerrero no renuncia al sueño de regresar con la mayor prontitud posible a las Grandes Ligas, después de debutar con los Dodgers de Los Ángeles durante la serie inaugural efectuada en Australia. El extorpedero tunero, ahora reconvertido en segunda base, sigue haciendo ruido en la sucursal del elenco angelino, los Albuquerque Isotopes, de la Liga de la Costa del Pacífico, categoría triple A.

Entre el 15 de mayo, cuando bateó de 5-3, con dos jonrones y tres impulsadas, y la jornada de este domingo 18, en la que conectó otros dos vuelacercas y se fue de 5-4, Guerrero bateó de 18-9, con un doblete, cinco bambinazos y siete impulsadas. Sus números ofensivos son sencillamente espectaculares y han excedido las expectativas, incluso, de los propios técnicos que dieron el visto bueno a su millonaria adquisición por los Dodgers.

Alex, como lo ha rebautizado la prensa estadounidense, es el segundo bateador de mejor slugging en toda la Liga, con altísimo 691. Además, marcha cuarto en OPS (1094), sexto en average (.355) y séptimo en jonrones (9), a pesar de poseer hasta 13 juegos menos que algunos de los líderes.

A la defensa, sus estadísticas deben mejorar aún, pero sobre todo el cubano necesita convencer a los técnicos de que realmente posee las herramientas para jugar la intermedia con nivel de Grandes Ligas. Guerrero ha cometido cuatro errores en 137 lances y fildea para 971, un promedio que le deja todavía mucho margen de mejora. De hecho, algunas voces autorizadas dentro de la organización han insinuado que su futuro podría estar ligado a un movimiento a la tercera base, teniendo en cuenta que su rango de fildeo no es alto para los estándares del mejor béisbol del mundo.

Por ahora, los Dodgers están en una posición muy cómoda, pues el veloz Dee Gordon ha rendido un gran inicio de temporada como camarero del primer equipo, hasta el punto de batear por encima de 320 y encabezar las Grandes Ligas en bases robadas. Mientras, se pueden dar el lujo de no apurar a Guerrero en su proceso de aprendizaje defensivo, aunque las sonadas actuaciones del tunero con el bate en la mano han comenzado a despertar ilusión entre los aficionados y a meterle presión a una directiva que sueña con volver a ganar la Serie Mundial.


deportivasmlb@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada