miércoles, 30 de marzo de 2016

En Cuba, la información viene de la conversación












LA HABANA - Si un fanático casual quiere encontrar el promedio de bateo de José Dariel Abreu con los Medias Blancas de Chicago en el 2015 o cuántos jonrones conectó durante una racha particular de juegos, un par de clicks en la computadora o en un teléfono inteligente son suficientes para encontrar una amplia gama de datos sobre el toletero cubano.

Pero en Cuba, buscar esos mismos detalles e informaciones sobre la actuación de Abreu podría tomar días, incluso semanas.

Y es ahí donde la "Peña Deportiva" entra al rescate.
La "Peña" está compuesta por un grupo de fanáticos que se reune para discutir un tema deportivo en particular, y en Cuba, esa ha sido la forma preferida para difundir las informaciones del béisbol de Grandes Ligas desde el inicio del embargo comercial de EEUU contra Cuba, cuando el béisbol se convirtió en un objetivo del sentimiento anti estadounidense.
Y aunque la Esquina Caliente en el Parque Central sigue siendo una de las "Peñas" más populares y un destino para los jugadores de MLB en sus recientes visitas a la isla, una esquina del Parque John Lennon a un par de millas de distancia tiene mucho menos alboroto pero no por ello menos conocimiento.

Todo comenzó en 1996, cuando Liván Hernández firmó con los entonces Marlins de Florida. A través de sus antenas de TV, los cubanos pudieron recibir las señales emitidas a solo 90 millas de distancia, y pudieron ver a su héroe local llegando hasta la Serie Mundial.
Aquellos que no pudieron ver los partidos en vivo lograron verlo en grabaciones en VHS y luego prestarlos como regalos preciosos. Y luego se reunían en el Parque John Lennon Park cada viernes en la tarde para discutir las proezas más recientes de su héroe cubano.

La "Peña MLB" es un grupo heterogéneo de 20 a 30 personajes, una combinación de trabajadores del gobierno, conductores de taxis, hombres de negocios, jornaleros, conserjes y estudiantes, que varían en edad desde los 20 a los 70 años, todo unidos alrededor de una sola cosa: su amor por el béisbol.
Ellos llegan vestidos con la camiseta de su equipo favorito, la mayoría de las cuales llegan enviadas por familiares y amigos que se las han arreglado viajar a los Estados Unidos. Muchos vienen con papeles impresos con estadísticas, no solo de cubanos, sino de todos los mejores jugadores de MLB, incluyendo pizarrones expandidos.

Muchos de los que allí se presentan, y que hasta tarjetas de identificación tiene, viajan en autobus dos o tres horas hasta La Habana y luego se quedan hasta tarde luego de un largo día de trabajo simplemente para conocer las más recientes hazañas de Yasiel Puig o del nuevo equipo de AroldisChapman o el nuevo contrato de Yoenis Céspedes con los Mets.

Ellos se involucran (frecuentemente) en discusiones acaloradas, las que siempre terminan con una amigable tregua "de acuerdo en el desacuerdo" que tiene duración de exactamente una semana. El viernes siguiente, desde las 5 p.m. hasta el atardecer, surgen nuevas batallas y podría coronarse o no un nuevo victorioso.

Y aunque se puedan ver algunas gorras de los Medias Rojas de Boston, Azulejos de Toronto, Mets de Nueva York, Cardenales de San Luis, Dodgers de Los Angeles e incluso los Diamondbacks de Arizona, la mayoría de los presentes tienen indumentaria de los Yankees de Nueva York, recordando cuando los Bombarderos del Bronx eran los reyes de MLB.

Dos décadas luego de su formación, la "Peña MLB" ha crecido en tamaño. Temas de la NBA y la NFL suelen ir y venir, pero el béisbol siempre será el primer amor de sus miembros. Y aunque solo algunos miembros afortunados lograron conseguir boletos para el histórico juego del martes entre los Rays de Tampa Bay y el Equipo Nacional Cubano en el Estadio Latinoamericano a unas pocas millas de distancia, su pasión por el béisbol no ha disminuido.

Los fanáticos del béisbol de Grandes Ligas en Cuba saben más que eso. A pesar que las difusiones de los partidos de las principales ligas de fútbol del mundo han disminuido en algo la popularidad del béisbol, los fanáticos han aprendido a ser pacientes.
Las cuatro torres del alumbrado del Estadio Latinoamericano, las que fueron renovadas para el partido, ahora tienen letreros con retratos de leyendas del béisbol cubano, y que rezan: "Libres, Firmes, Dignos, Unidos".

Y a juzgar por la "Peña MLB," sí, así mismo están.

deportivasmlb@gmail.com 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada