lunes, 11 de mayo de 2015

Sergio Girat Estrada  la habana 11 de abril del 2015

Hola mis hermanos. Debido a la gran corrupción vigente hoy dentro de las instituciones de nuestro Deporte Nacional, que incluye la estafa a los jugadores de beisbol, ya que les pagan con diplomas y medallas, es que se ha generado un gran éxodo hacia las ligas mayores.
Alfonzo Urquiola, un prestigioso entendido del beisbol, en una entrevista al periodista oficialista de Cubadebate, Michel Contreras, denunció solo una parte de la corrupción presente en este organismo.
Descaradamente el periodista, luego de un mes de espera publicaron parte de lo que el Manager Pinareño dijo con valentía y pantalones.
Les presento aquí, este articulo de mi hermano León Padron Azcuy, quien pone al descubierto la gran manipulación de los medios oficialistas.


HACEN FALTA MUCHOS URQUIOLAS DENTRO DEL INDER, PERO MUCHOS MÁS AÚN EN LA PRENSA CUBANA.

León Padrón Azcuy

Finalmente Michel Contreras se decidió desde el laboratorio de la oficialista página de Cubadebate, a hablar de lo que Alfonso Urquiola le dijo aquella “tórrida mañana” del sábado 28 de marzo del 2015.

En una parte del texto, Alfonso Urquiola: ‘Estoy tan decepcionado que no vuelvo a dirigir’, publicado este pasado 27 de abril en Cubadebate, el periodista se lamenta, después de un par de tantos, y cito: “…una llamada telefónica me ponía al tanto de que mi entrevista, la que tanto me llenaba de ilusiones, se había convertido en pasto de las redes sociales. Todo el mundo hablaba de ella. Súbitamente, el inefable encanto de lo inédito dejaba de existir, y perdí el interés por describir a mis lectores los detalles de la conversación con el manager de los tabaqueros”. Y añade, mientras teclea en su laptop: “…ahora lo hago entre desanimado y deprimido, como el corredor que llega último en una maratón donde partía de favorito”.

Pero lo cierto es que hay un gran trecho entre esta edición confeccionada por Michel, siguiendo los dictados manipuladores del poder, a las reales palabras y a las valoraciones emitidas por Urquiola en los casi 48 minutos que duró el video mostrado en la red.
Como expresa uno de los cientos de comentarios registrados en la entrevista aparecida en Cubadebate: “…se ha dado aquello de que “vista hace fe”, y los que vimos y oímos el video de la grabación, tenemos más elementos de la sinceridad del manager pinareño.” Esta impresión se reafirma cuando el mismo Contreras escribe en su edulcorado artículo: “Confiado en que el ambiente no ofrecía peligro, Urquiola –que es un hombre de verbo caliente– ni siquiera se puso una camisa y empezó a hablar a pecho descubierto, lanzando sus verdades a diestra y a siniestra con esa campechanía que lo distingue”.

Ahora bien, ¿cómo es posible entender que Contreras demorase casi un mes en publicar su entrevista, si creemos a sus palabras de que ésta era la mejor de su vida? ¿O es que el periodista estaba obligado a esperar por la señal aprobatoria de la censura política? ¿O acaso fue que le dijeron que no, y ahora él y sus amos se han visto obligados a inventar su propia versión de los hechos? Todo indica que Michel Contreras está mintiendo, porque como reza el refrán afrocubano: “Fue a comprar cabeza, y le cogió miedo a los ojos”, y ahora al ser sorprendido por la divulgación en las redes sociales del video en cuestión, justifica su demora, entiéndase terror, con el peso del trabajo periodístico de la postemporada en la Serie Nacional. 

Con su proceder periodístico lo que ha logrado es negarse a sí mismo e invalidar su frase de “…vivo enamorado de las declaraciones fuertes, quizás porque me suenan más sinceras”. Sin dudas tal afirmación ha dejado ya de ser creíble.

Para los cubanos amantes del beisbol, conocedores de que algo anda muy mal desde hace rato en nuestro deporte nacional, ese “alguien” que grabó y compartió el diálogo de la entrevista, según Contreras, en un “ejercicio de barato fisgoneo y a sus espaldas”, sí dio relevancia a lo que una persona de prestigio y conocimiento beisbolero, como es el caso de Alfonso Urquiola, dijo sin pelos en la lengua y a camisa quitada. Cosa que no hace el oficialista entrevistador, quien sólo atina, dadas las circunstancias, a jugar el triste papel de acusador.

De hecho, está bien claro que Contreras nunca tuvo la intención de publicar con exactitud las ideas expresadas por Urquiola, y se esconde detrás del argumento del proceso de edición, algo normal dentro del periodismo, el cine y la literatura. Pero una cosa es evitar la redundancia informativa, las mal llamadas palabras obscenas, y las incoherencias gramaticales, en aras de la calidad del lenguaje y de la entrevista en sí, y otra muy distinta es modificar adrede, suprimir con malicia, tildar de irrelevante un problema, y amordazar el pensamiento del entrevistado por resultar incómodo lo que dice. El articulista al contestar a la pregunta de Martínez de Osaba sobre si le omitiría alguna cosa a lo manifestado por Urquiola, confesó: “Sólo lo inevitable”, y “…los duros calificativos dirigidos a la Comisión y a los colegas de la radio y la TV”, dando así por sentado que estos criterios no eran más que una rotunda exageración. Acaso no es una verdad de Perogrullo lo que anotó un usuario al comentar sobre esta entrevista mal contada, que recoge apenas quince minutos de una conversación que duró (según Michel) una hora: “…Cuba entera conoce que es un relajo lo que hacen los federativos del beisbol”. O este otro, del Santiaguero que exclama a gritos: “CORRUPTOS. Sí. Michel, CORRUPTOS”.

Sobre Michel Contreras, sabemos para quién escribe, es un asalariado más del gobierno que para ganarse los frijoles representa como puede su papel de reportero. Por tanto, él ha publicado solamente lo que la censura de Cubadebate, propiedad del régimen de los vetustos Castro, le autorizó difundir para guardar las apariencias ante la evidencia de un video que recorre el mundo: el de Urquiola. Y por supuesto, ni soñar con que la entrevista aparezca publicada en la prensa nacional.
Parafraseando lo que dejó escrito el lector Bárbaro en su comentario: Hacen falta muchos Urquiolas dentro del INDER, pero muchos más aún en el periodismo cubano. 
deportivasmlb@gmail.com 
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada