miércoles, 9 de abril de 2014

Escobar encontró hogar en Tampa


Antes de ser adquirido por los Rays de Tampa Bay en diciembre del 2012, el torpedero Yunel Escobar era considerado como un jugador “problemático” durante sus paradas con los Bravos de Atlanta y Azulejos de Toronto. Este fin de semana, esos problemas del pasado se esfumaron cuando llegó a un acuerdo que lo mantendrá en Tampa hasta el 2016 con una opción del equipo para el 2017.

Escobar y los Rays llegaron a un acuerdo para una extensión de dos años y $13 millones hasta el 2016 y una opción del equipo de $7 millones para el 2017. De no ejercerse la opción, el equipo puede comprar el contrato por $1 millón.

Y lo irónico del caso es que todo se hizo por iniciativa de Escobar. Según se supo, Escobar había hecho un acercamiento a Friedman durante los entrenamientos de primavera y, tras consultas internas, el equipo decidió consolidar el cuadro interior por dos temporadas con una opción para una tercera.

“Yo quería quedarme aquí. Yo quiero seguir aquí”, dijo Escobar, un jugador cubano de 31 años que llegó a los Rays en diciembre del 2012 tras ser parte de la organización de los Marlins de Miami por unas tres semanas. Los Marlins lo habían adquirido en el cambio con los Azulejos que les trajo a Adeiny Hechavarría y Henderson Álvarez, entre otros, que caracterizó la purga de talento del desastre que fue la primera temporada de los Marlins.

En esa situación, Escobar era reemplazable, ya que los Marlins siempre proyectaron a Hechavarria como su torpedero titular. En el 2012, Tampa Bay utilizó cuatro jugadores en el campo corto –Ben Zobrist, Reid Brignac, Sean Rodríguez y Elliot Johnson. Por tal razón el cambio con los Marlins era uno perfecto, especialmente cuando se trataba de un campo corto que cubre mucho terreno.

La filosofía del dirigente de los Rays, Joe Maddon, está basada en defensa y la adquisición de Escobar “vino como anillo al dedo y ahora que estará a largo plazo, nos da una oportunidad de tener el mismo cuadro interior junto por par de años. Eso es bastante ‘cool’”, dijo Maddon el domingo luego de que los Rays perdieran ante los Vigilantes de Texas en un partido en el cual los Rays se convirtieron en el último equipo en las Grandes Ligas en cometer un error esta temporada un error en un tiro del tercera base Evan Longoria.

Escobar ahora se une a Longoria, Zobrist y James Loney en lo que muchos consideran el cuadro interior más sólido de las Grandes Ligas. En el caso de Escobar, quien en el 2013 llegó segundo en la votación para el Guante de Oro en la Liga Americana detrás de J.J. Hardy, este tuvo un promedio defensivo de .982 para ir con un sólido promedio de bateo de por vida de .272. En la temporada previa, los Rays obtuvieron un promedio de .218 desde esa posición.

“Desde el año pasado, Yunel ha sido una gran adición a nuestro cuadro interior y fue una parte esencial de nuestro éxito el año pasado”, dijo el gerente general de los Rays, Andrew Friedman. “Trae entusiasmo y energía al grupo todos los días. Cuando nosotros decidimos extender contratos, miramos la calidad de los individuos y es por eso que estamos sumamente contentos de poder extender el contrato de Yunel por unos años más”.

La palabra “calidad” no siempre se utilizaba como adjetivo para Escobar, quien en el 2012 fue suspendido por tres juegos por las Grandes Ligas por llevar un mensaje homofóbico en una de las sombras de mejillas que fue captado por las cámaras de televisión. En el camerino, había rumores de quera un jugador problemático y muy “flashy” y que a veces no daba el todo en el terreno de juego.

“Esa no ha sido la norma aquí. Yo he visto a un jugador que le encanta jugar béisbol y lo hace correctamente”, dijo Maddon. “Ha habido cositas, pero por lo general, para mí ha sido un placer y creo que está contento aquí y yo estoy contento que se va a quedar aquí por par de años. Yo en realidad creo que este contrato le da la habilidad de llevar su juego a otro nivel, sabiendo que se puede relajar un concentrarse en mejorar porque ahora tiene seguridad financiera y seguridad de empleo y que sabe que nosotros lo queremos aquí. Creo que eso es importante, que sepa que nosotros confiamos en él y que él confía en nosotros”.

La única ficha pendiente ahora es el contrato de Zobrist, quien está firmado hasta el final de esta temporada con una opción del equipo para el 2015. Según trascendió el domingo, el equipo interesa extender el contrato hasta por lo menos el 2017, pero todavía el diálogo entre ambas partes está comenzando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada