lunes, 21 de julio de 2014

El Juego de Estrellas fue algo muy especial




El 2011 fue el último año como pelotero activo de Édgar Rentería y lo hizo con los Rojos de Cincinnati. Durante el Spring Training de esa temporada, estuvimos con Édgar en el apartamento de Aroldis Chapman, donde además del anfitrión lo esperaba el dominicano Johnny Cueto. Al llegar al conjunto privado, un despampanante Lomborghini Diablo de color rojo adornaba la entrada a la residencia del cubano.

Al llegar, Aroldis salió de su habitación para recibir al ilustre invitado. Un fuerte abrazo entre ambos latinos era una muestra del aprecio y respeto mutuo. La charla estaba centrada sobre la actualidad del equipo y la proyección para ese año.

Un año atrás, Chapman había firmado un contrato por seis años y 25,5 millones de dólares con el equipo de Cincinnati y fue la gran sensación al imponer el récord del lanzamiento más rápido en Grandes Ligas con 106.9 millas por hora. Su velocidad es impresionante y eso lo hizo famoso en las mayores.

Pero el pasado 19 de marzo, en un juego de exhibición ante los Reales de Kansas City, sufrió fractura en la nariz y la parte superior del ojo izquierdo tras ser golpeado por una pelota. El poderoso lanzador zurdo recibió el impacto del batazo del catcher venezolano Salvador Pérez en el sexto inning a un lanzamiento que tenía una velocidad de 99 millas. Tras recibir el golpe, Chapman se derrumbó boca abajo, ingresaron los paramédicos, fue retirado en camilla y trasladado inmediatamente al hospital. El juego terminó en ese momento.

Fue sometido a una operación en la cabeza. Al lanzador se le insertó una placa de metal en el cráneo, la cual ha quedado allí de manera permanente. El impacto de la pelota le produjo una fractura craneal y una conmoción cerebral moderada, pero sus lesiones no dejaron mayores secuelas.

Juego de Estrellas 2014. En su quinta temporada, es considerado uno de los grandes lanzadores de este deporte, por lo cual fue seleccionado por tercera ocasión de manera consecutiva al Juego de Estrellas.

En uno de los salones del lujoso Hilton de Minneapolis, se hizo la rueda de prensa y me acerqué a él con cautela, no sabía cómo iba a reaccionar. Se me ocurre decirle de manera jocosa y fuerte ¡¡Acere!! (Un típico saludo cubano), a lo cual se pone de pie, sus ojos brillan y lanza una de sus características sonrisas.

Luego de hablar sobre su exitosa recuperación, nos pregunta por su amigo Édgar Rentería y posteriormente se refiere al pelotazo. “Todo eso quedó atrás, como se dice, quedó en el olvido. Fue un momento feo, pero me recuperé y tengo la mente positiva, además, mira dónde estoy y cómo estoy” expresa al tiempo que levanta sus brazos y mira al cielo expresando su agradecimiento a Dios. Agregó que duerme tranquilo y sin ninguna pesadilla.

P Cuando volvió a lanzar, en las practicas no quiso utilizar el protector, se veía tranquilo…
R En la primera práctica me pusieron protector pero no me sentía cómodo y después en la segunda no la quise tener. Nunca tuve miedo de volver a lanzar, siempre estuve positivo y creo que el resultado de eso fue poder llegar hasta aquí.

P ¿Ha pasado algún batazo cerca a usted cuando volvió a lanzar en competencia oficial?
R Sí, han pasado, pero todo normal. Me he sentido bien.

P ¿Qué ha significado para usted estar en el Juego de Estrellas?
R Bastante contento y orgulloso de haber estado allí. Después de todo lo que me ha pasado, llegar al Juego de Estrellas es algo muy especial. Y mucho más especial que es el último año de Derek Jeter, es algo especial para nosotros los jugadores y para todo el que lo admira.

P Tenemos a varios cubanos brillando en Grandes Ligas, ¿se mantienen en contacto entre ustedes?
R Todos nosotros los cubanos nos llevamos muy bien, incluso los que están en Ligas Menores, nos hablamos bastante y les damos consejos. Nos damos consejos también los de arriba y nos tratamos bien.

P Hace años lo vimos lanzando en Venezuela con la selección de Cuba y mostraba esa gran velocidad, ¿cómo la adquirió?
R Desde que empecé a jugar como a los 15 o 16 años, tenía buena velocidad, pero no sé cómo la adquirí. Creo que fue algo natural. Eso nace.

P ¿Cómo están los Rojos de Cincinnati para esta segunda mitad de temporada?
R Estuvimos mal al principio pero fuimos mejorando poco a poco y nos hemos recuperado bastante bien.
En los años 2012 y 2013, Chapman ha salvado 38 juegos en cada temporada, ocupando el tercer lugar en la Liga Nacional y es el único lanzador en la historia de las Grandes Ligas que ha ponchado, por lo menos un bateador, en cuarenta juegos como relevista de manera consecutiva

deportivasmlb@gmail.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada