martes, 25 de febrero de 2014

Antonio Castro: Tenemos que conversar con las Grandes Ligas para buscar una solución




La prestigiosa revista ESPN Deportes dedica su edición de febrero al béisbol cubano, con entrevistas a los astros Yasiel Puig y Aroldis Chapman, así como a Antonio Castro, hijo de Fidel Castro y alto funcionario del béisbol en Cuba.

El número con el dossier de Cuba está a la venta desde este lunes y constituye desde ya un ejemplar de colección, en vísperas de la próxima temporada de Grandes Ligas y del creciente auge de los peloteros cubanos en Estados Unidos.

De la entrevista con Castro, realizada por la reportera Paula Lavigne el pasado septiembre en La Habana, se conocieron algunos fragmentos en adelanto, a fines del 2013, con inusuales declaraciones respecto al acercamiento de las autoridades deportivas cubanas y los representantes de Grandes Ligas, así como a la posibilidad de que los peloteros considerados “desertores” puedan retornar y sumarse al equipo nacional en competencias internacionales.

Aunque en la reciente visita que realizaron a La Habana las ex luminarias de Grandes Ligas Ken Griffey Jr. y Barry Larkin el encuentro con las autoridades cubanas no se concretó y hasta más de un desaire tuvieron que enfrentar durante su estancia de cinco días en la isla, la entrevista con Castro resulta reveladora sobre una tendencia inevitable dentro de las altas esferas del deporte y el gobierno.

CaféFuerte reproduce a continuación el texto completo de la entrevista que seguramente dará que hablar a ambos lados del estrecho de la Florida.

ANTONIO CASTRO: CUBA TIENE QUE CEDER

Por Paula Lavigne

Antonio “Tony” Castro se apresura a señalar que él es un hombre sin títulos. Uno de los nueve hijos confirmados de Fidel Castro, el ex presidente y revolucionario revolucionario, no ejerce ninguna función oficial del gobierno y lleva con normalidad el apellido Castro. Cirujano ortopédico en La Habana, Castro , de 43 años, responde a cuestiones políticas acerca de su padre, pero educadamente suele enrumbar la conversación en una dirección diferente -por lo general hacia el béisbol. Como vicepresidente de la Federación Internacional de Béisbol, cargo que ha ocupado desde el 2009, Castro ha sido un defensor tenaz y abierto de un concepto claramente antisocialista: los peloteros cubanos deben ya jugar profesionalmente y ganar dinero, tanto en Cuba como en el extranjero . Dentro del país, él utiliza la influencia que tiene para engrasar las ruedas de la burocracia deportiva de línea dura que supervisa el equipo nacional cubano, enfrentado a dificultades económicas, la escasez de equipamiento beisboleros y un creciente número de deserciones de sus jugadores. Y hay indicios de que se está oyendo su voz. En el otoño, el Consejo de Ministros, encabezado por su tío Raúl Castro, aprobó un nuevo reglamento que permite a los peloteros cubanos jugar en ligas profesionales fuera de Cuba y ganar un salario. La medida es vista como el inicio de la apertura de Cuba al resto del mundo . Sin embargo, debido al embargo económico de Estados Unidos, la nueva normativa no permitirá todavía cumplir el sueño de Tony de ver a los cubanos en las Grandes Ligas sin desertar. Durante una sincera entrevista en el histórico Hotel Nacional de La Habana, el pasado septiembre, Castro explicó por qué va a seguir presionando para estrechar los lazos con la organización de Grandes Ligas de Béisbol (MLB).

¿Por qué es tan importante el béisbol para el pueblo de Cuba?

En Cuba , cuando se habla de béisbol, el béisbol no es un deporte. Es una cultura. Cuando nace un niño, el regalo del padre es el bate y la pelota. A través de béisbol, les enseñamos a nuestros hijos todo lo relacionado con la vida. Podemos mostrar a nuestros hijos lo que es ganar, perder, respetar a los demás y trabajar en equipo.

¿Cuáles son los retos para el béisbol en Cuba en este momento?

Muchos, muchos. Los problemas económicos por seguro, porque necesitamos bates, necesitamos guantes, necesitamos pelotas, necesitamos de todo. Tenemos peloteros que se van a jugar y ganar millones de dólares [en Estados Unidos]. Quiero decir, usted tiene un jugador que puede pasar de jugar en un equipo de alto nivel aquí en Cuba, donde no se puede incluso conseguir los bates … al día siguiente haciendo millones por jugar para los Yankees o los Dodgers, o cualquier otro equipo de la liga mayor. Hemos perdido una gran cantidad de peloteros. Creo que tenemos que trabajar, no sólo por la parte cubana, sino también del lado de Estados Unidos, así como en la organización de Grandes Ligas (MLB), para tratar de encontrar una solución realista a este problema.

La temporada pasada había 21 jugadores nacidos en Cuba jugando en Grandes Ligas , incluyendo la estrella novato Yasiel Puig, de los Dodgers, y el campeón del derby de jonrones del Juego de las Estrellas, Yoenis Céspedes. Más recientemente, en octubre, los Medias Blancas de Chicago firmaron al desertor cubano José Dariel Abreu mediante un acuerdo de $68 millones. Pero el problema real, como Castro lo ve, no es que se hayan unido a las Grandes Ligas; él insiste en que quiere ver a los cubanos jugar al más alto nivel. Más bien, que a los peloteros se les permite regresar para jugar con la selección nacional cubana.

¿Qué quieres que suceda en el futuro?

Creo que tenemos que buscar una solución a esto ahora. Los aficionados no tienen que seguir perdiendo a sus peloteros, o verlos partir a jugar en otras ligas y luego no ser capaces de volver a integrarse con el equipo nacional cubano. Creo que nuestros peloteros que entrenaron aquí, se ganaron el derecho de ir a jugar en otras ligas y a medirse con un nivel más alto. Ellos deben ser capaces de hacerlo -sin miedo- y volver a jugar con su selección nacional. Y luego, en una u otra forma, jugar también en la liga nacional aquí en Cuba . Entonces nadie pierde. Y ellos no tienen que ser separados de su familia, de sus amigos.

Desde 1960 [1962], cuando Washington impuso un embargo económico contra Cuba, los jugadores de la isla se vieron impedidos de jugar profesionalmente en Estados Unidos; también a causa del embargo, la MLB prohíbe los equipos la contratación de ciudadanos cubanos. Así que si un jugador sale de Cuba para jugar en EEUU, la MLB requiere que ese jugador deserte, renunciando así a su ciudadanía cubana [debió decir a residir en Cuba, nota de CF]. A partir de enero del 2013, una nueva ley cubana ha aliviado las restricciones para regresar a la isla.

¿Qué escenario vislumbras en términos de salario? Si un jugador quiere firmar con un equipo de varios millones de dólares, ¿habría algún tipo de requisito para que parte de ese dinero vaya al gobierno cubano?

De la manera en que lo siento, es que en el futuro ese dinero sea para los jugadores. Lo más importante es el dinero del jugador, y que decida hacer con ese dinero lo que quiera hacer. No veo esto como un problema, no.

Si se permite a los jugadores de béisbol para hacer millones y llevarlo de vuelta a Cuba, ¿eso no contradice la idea del socialismo, que no supone la existencia de millonarios?

No veo problema con eso, porque ahora en Cuba tenemos artistas y músicos que viajan fuera y traer su dinero aquí. Tal vez no por los millones, pero en la vida usted tiene una diferencia social. Déjame decirte, los jugadores de béisbol son queridos por todas las personas aquí en Cuba. Si un jugador viene con millones, todo el mundo va a querer a este tipo, seguro, porque el béisbol en Cuba es diferente. Lo más importante para la gente no son los millones . Lomás importante para el pueblo cubano, para los fanáticos, es ver a este chico jugar al más alto nivel.

El salario promedio en Cuba es de unos $20 dólares al mes. Bajo la nueva normativa, además de lo que hagan por jugar en el extranjero, los mejores atletas podrían ganar entre $40 y $200 mensualmente jugando para Cuba. Hay nuevos incentivos para los equipos, así como que el equipo campeón nacional pueda ganar un bono de $2,700 dólares (sin incluir los bonos de cada jugador). Si bien este tipo de sistema de pagar por jugar puede parecer un lugar común, es un incentivo capitalista -y Cuba sigue siendo técnicamente un país gobernado por el comunismo, una estructura bajo la cual se supone que el gobierno trate y pague a todos por igual, y la empresa privada está prohibida. El béisbol no es la única área en la que el gobierno cede ante sus principios socialistas. Recientemente, los artistas también han sido autorizados a trabajar en el extranjero.

¿Has abordado a la MLB sobre la posibilidad de dejar que peloteros cubanos vuelvan y juegen para el equipo nacional cubano después de la temporada regular de Grandes Ligas?

Tenemos que conversar sobre esto, porque las reglas son las reglas. Las leyes de Estados Unidos impiden a los peloteros cubanos jugar en las Grandes Ligas sin romper con su país. Es decir, tienen que romper los lazos con Cuba. Tienen que llegar a ser, si quieren o no, desertores . Porque dicen que el dinero que gana un jugador de béisbol podría beneficiar a La Habana. Eso es una locura, ¿no? Creo que Cuba tiene que ceder. Cuba tiene que hacer las cosas. También del lado de la MLB, tenemos que sentarnos juntos y hablar de esto abiertamenten para buscar una solución realista al problema.

Debido a su papel como vicepresidente de la Federación Internacional de Béisbol , Castro ha sido capaz de desarrollar relaciones con los funcionarios de la MLB y del béisbol de Estados Unidos. Castro dice que ha estado en Nueva York y se sentó en las oficinas de la MLB y habló sobre el tema de los jugadores cubanos en las Grandes Ligas. Los funcionarios de la MLB -que no dirán nada sobre el asunto en este dossier sobre Cuba- tienen claramente un interés en los jugadores cubanos, pero insisten en que no hay mucho que pueden hacer mientras el embargo siga vigente.

¿Qué significaría para los cubanos ver a jugadores como Puig y Céspedes jugando en el Clásico Mundial de Béisbol?

Oh, sería increíble. Si usted camina por las calles y levpregunta a la gente, las personas le dirán con seguridad que es un sueño. Ellos quieren ver a estos peloteros jugar un partido con el equipo nacional cubano. Y usted sabe que el problema existe y [Cuba y la MLB] necesitan resolverlo. La pregunta es ¿por qué no? ¿Por qué no encontramos la solución? Lo único que necesitamos es la voluntad de hacerlo. Por seguro que podemos encontrar una solución, pero tenemos que trabajar juntos -todo el mundo.


deportivas mlb@gmail.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada