jueves, 19 de marzo de 2015

Peloteros que desaparecen: ¿Qué pasa con ellos?


Llevaba un tiempo intentando averiguar qué sucedía con el paradero de muchos peloteros cubanos que se encuentran fuera de Cuba, pero de quienes apenas se sabe paradero, destino o posibilidades de contratación. Casi como si lo hubiese pedido, Daniel de Malas dio a conocer en su sitio Swing Completo una lista de peloteros cubanos que han abandonado el país, y no han llegado aún a la Gran Carpa, aunque tienen esperanzas de hacerlo.
La lista de 63 (muy por debajo de lo que se estima que son 200 peloteros, aún en secreto total), que de acuerdo con lo expuesto por de Malas fue “liberada” por Yordano Carmona, de la revista digital Deporte Cubano USA, contiene nombres de jugadores conocidos, incluso con experiencia internacional, y otros cuya incursión en las Series Nacionales apenas sirve para agregar estadísticas.
La cuestión más importante, o tal vez la más preocupante, es el hecho de que los peloteros cubanos apenas tienen conocimientos de cómo funcionan los procesos de contratación, de agencia libre e incluso de cómo adquirir los servicios de un agente.
De Malas explica, al respecto, que los peloteros cubanos que abandonan el país de manera ilegal recalan mayormente en República Dominicana, y agrega que:
Una vez allí, esos muchachos, en dependencia de su pedigrí, edad, salud, relaciones y hasta suerte, son “adoptados” por empresas (llamémosle representantes) que se ocupan de cuidarlos, alimentarlos, darles techo y conseguirle los famosos show cases.
Y es precisamente allí donde radica el problema, pues de Malas añade que:
Sin embargo, estos representantes tienen un control enorme sobre sus pupilos, a tal extremo que no pueden conceder entrevistas a NADIE y mucho menos dar su paradero.
O sea, que están prácticamente sin opciones, y no tienen otra salida que esperar a que el contrato ofrecido por el conjunto interesado en ellos satisfaga el interés económico de los gestores que no los dejarán ir si la tajada que piden por ellos no es la que les dé las mayores ganancias. En otras palabras: están prácticamente en una situación similar a si hubiesen caído en manos de los cárteles de la droga y el tráfico de personas en México.
Todo se resume precisamente al desconocimiento total de los peloteros cubanos, el mismo desconocimiento que los ha llevado a tomar decisiones catastróficas para su futuro, como recientemente le sucedió a Kendrys Morales, quien tiene como agente a Scott Boras (considerado uno de los mejores sino el mejor) por escucharlo y terminó perdiéndose la mitad de la temporada.
Claro, que la oleada de peloteros cubanos que abandonan la nación no va a atenuarse de la noche a la mañana, y sí es bien posible que tienda a incrementarse. La experiencia de vida que tienen muchos de los que se van, comparada con la que muestran los que se quedan es extremadamente desigual.
Los contratos firmados recientemente por Rusney Castillo (72 millones con el Boston Red Sox), Yasmani Tomás (68.5 millones de dólares con el Arizona Diamondbacks), o Yoan Moncada (31.5 millones con el Boston Red Sox, que tuvieron que pagar por él otros 31.5 a la Major League Baseball) son demasiado atractivos para los peloteros que se quedan en Cuba y escuchan los rumores.
Pero si atractivo resulta esto, más interesante o tentador resultan los casos como el de Roennis Elías o el de Dian Toscano. Elías, ganador de 10 partidos con los Seattle Mariners en 2014, no tuvo actuaciones nada felices (aunque sí se le veía un buen futuro si se iba de Guantánamo), mientras que Toscano, quien jugará como jardinero de cambio de los Atlanta Braves este año, cumplió durante años el mismo rol con Villa Clara.
¿Se han puesto a pensar qué habría sido de Dian Toscano si no hubiese abandonado el país? Esa misma pregunta se la hacen diariamente decenas de peloteros en Cuba, y esto, por supuesto, también les hace caer en las miles de trampas que los inescrupulosos, disfrazados de buenos samaritanos, tendrán preparadas para ellos.
Bien sea el no querer firmar un buen contrato en busca de uno más millonario para que la tajada de los “gestores” sea mayor, o mentir sobre la edad (léase Aledmis Díaz que se puso años o Félix Pérez que se quitó), o mentir u ocultar información sobre sus estado de salud (léase Miguel Alfredo González), estas decisiones provocan que, además de perder contratos o ser sancionados, se conviertan ante los ojos de los clubes de la MLB en personas no confiables o de dudosa moral.
Tal vez, al leer esta lista que según Daniel de Malas —y coincido totalmente con él— está bien incompleta (de malas aclara que hay una lista de unos 200 peloteros cubanos que se mantiene como secreto de estado), encuentren peloteros cuyo destino desconocían, o cuyos nombres apenas les resultan familiares, en el mejor de los casos. Se encontrarán nombres que en ningún momento despertaron interés alguno en los que han conformado las selecciones nacionales.
El problema tiene aún más raíces y más actores. Pero lo que queda claro con esta lista (bastante reveladora, por cierto) es precisamente que hay muchos peloteros cubanos que, fuera del país se encuentran en la sombra, y en muchos casos hasta se desconoce su paradero.
Lista de 63 peloteros
Alejandro García, jardinero (Villa Clara)
Rafael Hidaldo, segunda base (Granma)
Lednier Ricardo, receptor (Camaguey)
Josue Franco, receptor (Ciego de Avila)
Darián González, torpedero (Cienfuegos)
Pavel Quesada, tercera base (Cienfuegos)
Diosdani Castillo, lanzador (Villa Clara)
Héctor Olivera, segunda base (Santiago de Cuba)
Yoilan Cerce, torpedero (Guantánamo)
Léster Benavides, tercera base y jardinero (Villa Clara)
Alexis Leyva, jardinero (Holguín)
Jorge Hernández, lanzador (Cienfuegos)
Ernesto Molinet, segunda, inicialista y jardinero (Mayabeque)
Yoanis Quiala, lanzador (Holguín)
Angel Tamayo, receptor (Holguín)
Orandy Abascal, receptor (Mayabeque)
Andy Ibáñez, segunda base (Isla de la Juventud)
Yasmani Hernández Romero, lanzador (Villa Clara)
Yozzen Cuesta, primera base (Ciego de Avila)
Raysel Plutín, lanzador, (Isla de la Juventud)
Pedro Luis Márquez, jardinero (Cienfuegos)
Yoelkis Vera, lanzador (Guantánamo)
Raymar Navarro, lanzador (Holguín)
Javier González, lanzador (Cienfuegos)
Alejandro Gastón, tercera base (Cienfuegos)
Angel Miguel Fernández, torpedero (Isla de la Juventud)
Jorge Wilson Despaigne, lanzador (Isla de la Juventud)
José Luis Moulin, lanzador (Guantánamo)
Víctor Rivas, primera base (Isla de la Juventud)
Yaisel Mederos, primera base (Camaguey)
Jorge Zaldívar, torpedero (Holguín)
Pablo Millán Fernández, lanzador (Holguín)
Carlos Olexis González, lanzador (Holguín)
Lerys Aguilera, primera base (Holguín)
Dairon Varona, jardinero (Camaguey)
Irait Chirino, jardinero (Industriales)
Gelkis Jiménez, jardinero (Santiago de Cuba)
Yunier Leyva, lanzador (Cienfuegos)
Alejandro Jaime Ortiz, jardinero (Isla de la Juventud)
Ariel Miranda, lanzador (Mayabeque)
Dayán García, segunda base (Artemisa)
Pedro William Castillo, jardinero (Mayabeque)
Yuseff Amador, jugador de cuadro (Metros e Industriales)
David Mena, lanzador (Industriales)
Pavel Pino (Industriales)
Eddy Abel García, lanzador (Industriales)
Michel Rodríguez, tercera base (Artemisa)
Carlos Manuel Portuondo, lanzador (Santiago de Cuba)
Yosvani Hurtado, tercera base (Santiago de Cuba)
Jorge Alberto Martínez, lanzador (Matanzas)
Alexei Gil, lanzador (Industriales)
Leonardo Laffita, segunda base y torpedero (Las Tunas)
Danny Hernández, lanzador (Cienfuegos)
Julio Amador, jardinero (Cienfuegos)
Edwin Vassel Pedroso, jugador de cuadro (Cienfuegos)
Yoasniel Emilio Pérez, jardinero (Cienfuegos)
Alexander Cantalapiedra, jardinero (Isla de la Juventud)
Orestes Solano, jugador de cuadro y jardinero (Metros)
Pedro Luis García, lanzador (Matanzas)
Adriel Labrada, jugador de cuadro (Santiago de Cuba)
Reinier Roll, lanzador (Industriales)
Dael Mejías, lanzador (Las Tunas)
Osdanis Montero, receptor (Las Tunas)
deportivasmlb@gmail.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada