lunes, 31 de agosto de 2015

Euclides Rojas: no tengo mucha confianza en el gobierno cubano



 

JORGE EBRO AGOSTO 25, 2015

No se puede escribir la historia del béisbol cubano y mucho menos de los Industriales sin hablar de Euclides Rojas, el hombre al que muchos acreditan con la renovación del puesto de taponero en la isla y uno de los lanzadores más inteligentes que haya pasado por un montículo en la nación caribeña.

Coach de bullpen con los Miami -brevemente-, Boston y Pittsburgh, Rojas es uno de esos casos raros de peloteros cubanos llegados en las últimas décadas que ha logrado un puesto importante dentro de una franquicia de Grandes Ligas, y dentro de los Piratas se le valora con intensidad por su capacidad de enseñar a los jóvenes serpentineros.

Llegado a este país en 1994 al escapar en una balsa, Rojas siempre ha sido un hombre que dice lo que piensa sin importar grupos ni agendas. En medio de su ajetreada rutina encontró tiempo para conversar con El Nuevo Herald sobre el béisbol, el pitcheo y, claro está, el momento que atraviesa su tierra natal.

Hay quienes afirman que los Piratas son el equipo más completo en las Grandes Ligas.

"No sé si cabe la frase, pero sí estamos en un momento muy bueno. Hay talento, pero también hay química y se nota esa buena vibra en el ambiente. Muchas veces este elemento se minimiza. Yo digo que eso ha ayudado mucho a este equipo''.

Tú incides directamente en el área del pitcheo y sobre todo el bullpen.

"El pitcheo de relevo ha estado muy bien el año entero y con la adición de Joakim Soria y Joe Blanton estamos redondeando un grupo de lanzadores que van a ser muy importantes en estos últimos días de temporada''.

Pero los Cardenales son como la Bestia Negra de la División.

"Eso no es malo, sino algo que nos obliga a ser mejores todos los días. Tenemos el mayor respeto por los Cardenales. Son jugadores que saben bien lo que hacen, respetan al oponente. Es un privilegio tenerlos en la Central''.

Hablando de Cuba, ¿qué te parecen los nuevos aires con Estados Unidos?

"Estoy contento de que exista una reunificación entre todos los cubanos, pero hasta que no vea una apertura total del gobierno cubano no lo creeré [el cambio]. Para creerlo tendría que verlo con mis propios ojos. Respeto cualquier opinión. Sí creo que por primera vez hay una luz al final del túnel''.

¿Entonces estás a la expectativa de otras pruebas?

"Para serte honesto, no tengo mucha confianza en el gobierno cubano''.

Ya comienzan a hablar en la isla, al menos en el béisbol, de la posibilidad de que algunos peloteros que juegan afuera puedan integrarse a la escuadra nacional, ¿le gustaría un equipo unificado al Clásico del 2017?

"Sí, por supuesto. Todo lo que sea unidad me parece bueno, por estos días he hablado con Casanova, Urquiola. Ninguno de nosotros somos políticos, respetamos nuestras ideas, pero todos queremos lo mejor para el pueblo de Cuba. No queremos tristeza, ni la nostalgia de la separación que al final han afectado a los cubanos en todo el mundo''.

Si llega una llamada y te pide dirigir ese equipo unificado, ¿aceptarías?

"Primeramente, mi fuerte es el pitcheo. Creo que hay otros cubanos con más méritos y experiencias que yo para dirigir, pero si me llaman para la parte del pitcheo, como que no. En lo que pueda ayudar''.

Eso es un sí…

"Pero hay un problema. A Cuba no regresaría con un pasaporte cubano. Yo solo lo haría con mi pasaporte americano. Me hice ciudadano americano en el 2000 y lo hice por convicción, vine a este país por convicción. Tengo mucho que agradecerle a Estados Unidos y eso nunca lo voy a olvidar''.


DEPORTIVASMLB@GMAIL.COM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada