jueves, 15 de enero de 2015

SANCIONAN A URQUIOLA, Y VÍCTOR MESA ¿QUÉ?

Por Sergio Girat y Leon padron Ascuy

Fechado el 10 de septiembre/2014, antes del comienzo de la actual Serie Nacional de Béisbol, la periodista Daily Sánchez, escribió para Cubadebate un artículo titulado “Serie 54: bebé con problemas antes de nacer”. Su alarma no era para menos, ya que había visto en la nómina del equipo Matanzas a Demis Valdés, sancionado a no participar por un año en cualquier evento deportivo en Cuba, por hacer justicia con un bate contra el pitcher villaclareño Freddy Asiel en la pasada campaña. Incluso señalaba: “La Serie Nacional no necesita nuevas reglas si apenas sabe cumplir con las que tiene. Se toman medidas arbitrarias y se violan o se derogan como si todo fuera coser y cantar… Por eso estamos como estamos”.
Y aunque finalmente Valdés, quedó fuera de la selección de Víctor Mesa, la predicción de Daily sobre las malformaciones de la Comisión Nacional de Beisbol (CNB) se cumpliría tres meses después. Así lo refleja el suceso acaecido el 10 de diciembre en el estadio Latinoamericano, en un juego entre los equipos Pinar del Rio, campeón de la serie nacional, e Industriales, que ha dejado mucha tela por donde cortar.
Todo sucedió cuando al filo del octavo capítulo Yuliesky Gurriell, conectó un batazo que daba el empate para los Industriales, y los árbitros decretaron foul; pero Vargas, el director industrialista, protestó, y se apeló a la cámara lenta, que para nada dejó esclarecida tal problemática. Los espectadores de este juego y los narradores de la televisión, pudieron apreciar que la cámara lenta, debido al ángulo, no ofrecía la perspectiva clarificadora, que sirviera para dictaminar la jugada. No obstante, se revocó la decisión arbitral y se decretó el jonrón para los azules.
Este dictamen provocó que Alfonso Urquiola, manager de Pinar, abandonara el terreno, y se buscó no sólo el forfeit para su equipo, sino además que lo suspendieran como director por el resto de la etapa clasificatoria (54 Serie Nacional de Béisbol).
Los entendidos del beisbol consideran que tal medida fue injusta y controversial.  
“La amonestación a Urquiola, separándolo hasta el final de la clasificación es un descaro, menos mal que no tiró tierra a los ojos del árbitro como hizo el pasado año Víctor Mesa, porque lo meten preso de por vida”, declaró Sergio Girat Estrada, presidente de una Peña deportiva en el Vedado. Y añadió: “la repetición que vimos, con recursos que no sirven para eso, no esclareció la conexión de Gurriell. Ciertamente la revisión digital opera ya en varios deportes, como el volibol, el tenis y en el futbol, pero se realiza con medios digitales muy eficaces”.
José Antonio Pérez, ingeniero villaclareño, amante y recopilador de las estadísticas beisboleras durante años, declaró. “Ahora es muy fácil emprenderla contra Urquiola, reglamento en mano, el eslabón más débil. La regla dice que si persiste la duda en el video, prevalece la decisión arbitral, así que los primeros que cometieron la indisciplina son los que anularon la primera decisión, lo cual demuestra nuevamente el irrespeto que la CNB les tiene a nuestros árbitros.
                                                                                                                                                      
“Si hablamos de actitudes antideportivas, me dijo Luis Medina, especialista en beisbol, sería adecuado sancionar al manager del equipo nacional Víctor Mesa ¿Es que nadie ha visto su forma de comportarse con sus jugadores, diciéndole obscenidades? ¿Nadie ve cómo se dirige a ellos cuando las cosas no salen bien? ¿Nadie advierte cuánto le manotea a los árbitros al discutir? ¿Nadie lo ha pillado tirándole tierra a un árbitro? Entonces no me hablen de hechos antideportivos por una reacción de rechazo ante la evidente incapacidad de la CNB”.
Alfonso Urquiola no es un improvisado y la gente lo sabe; hay que reconocer sus méritos: es uno de los pocos que dentro del beisbol cubano han conseguido éxitos como jugador y posteriormente como Manager.
Este pinareño, nacido en 1953 (Bahía Honda), no sólo fue un estelar segunda base de los equipos pinareños que ganaron los campeonatos nacionales del 78, 81, 82, y 85, más cuatro de las seis series selectivas, sino que también integró los team-Cuba durante la primera mitad de la década del 80. Posteriormente, tras su retiro como jugador activo en la segunda mitad de los 80s, dirigió y ganó siete veces la liga de desarrollo vueltabajera, hasta que en 1998 toma las riendas del equipo Pinar del Rio, llevándolo a la obtención del título ese año.  Después dirigió la selección cubana en los Panamericanos Winnipeg (1999), primer evento beisbolero en el que Cuba enfrentó a los profesionales. Se ganó aquel evento y se clasificó para los Juegos Olímpicos. Seguidamente Urquiola tendría bajo su égida al equipo que dividió honores en el Tope Bilateral contra el conjunto de Grandes Ligas: Orioles de Baltimore. Tras un largo peregrinaje fuera de su terruño, que lo llevaría a dirigir la selección nacional de Panamá en el 2007, Urquiola fue llamado para dirigir el equipo de Pinar en el 2011, que se titula (contra todo pronóstico) la Serie de Oro, siendo recibido como un héroe en su provincia. Este triunfo se repetiría en la pasada serie 53, dándole el derecho de conducir al equipo pinareño a la venidera serie del Caribe, próxima a realizarse en Puerto Rico.

Urquiola no debió abandonar el terreno, por lo que esto significa para la afición pinareña y de Cuba. Pero estoy convencido que si tal infracción la comete Víctor Mesa, no pasaría nada, como ha ocurrido tantas veces cuando Víctor insulta a los árbitros, y a los periodistas en las conferencias de prensa.
Si los árbitros decretaron foul y la cámara no aportó una clara definición para decidir, ¿por qué la comisión decide lo contrario? ¿Es la oportunidad propicia para entregarle al manager de la dictadura, Víctor Mesa, las riendas del Cubapinar en la serie del Caribe? Ya lo veremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada